SUSPIROS DE MONJA RECETA FÁCIL Y DELICIOSA PARA PREPARAR EN CASA

Descubre cómo preparar suspiros de monja con esta receta fácil. Deliciosos dulces tradicionales perfectos para cualquier ocasión.

Descubre cómo preparar suspiros de monja con esta receta fácil. Deliciosos dulces tradicionales perfectos para cualquier ocasión. ¡Anímate a cocinarlos hoy mismo!

Sumérgete en el mundo de la repostería tradicional con nuestra receta fácil de suspiros de monja.

Estos dulces exquisitos, cargados de historia y sabor, son el deleite perfecto para cualquier ocasión.

Con ingredientes simples y un proceso paso a paso detallado, te guiaremos en la preparación de estos bocados celestiales.

Desde la mezcla de la masa hasta el espolvoreo final de azúcar y canela, cada paso está diseñado para que disfrutes de una experiencia culinaria gratificante y deliciosa.

Sorprende a tu familia y amigos con el encanto irresistible de estos suspiros de monja preparados en casa. ¡No esperes más para consentirte con esta delicia tradicional!

INGREDIENTES

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 taza de leche (puede necesitar ajustarse según la consistencia de la masa)
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de azúcar (puedes ajustar según tu preferencia de dulzor)
  • Una pizca de sal (opcional, para resaltar el sabor)

PREPARACIÓN DE LA RECETA DE SUSPIROS DE MONJA

En un bol grande, mezcla la harina, el huevo, la leche, el azúcar y la pizca de sal. Bate bien hasta obtener una mezcla suave y homogénea. La consistencia debe ser similar a la de una masa para panqueques o crepes, no demasiado espesa ni demasiado líquida. Si está demasiado espesa, puedes agregar un poco más de leche.

En una sartén grande, vierte suficiente aceite para cubrir el fondo y caliéntalo a fuego medio-alto. Debes tener suficiente aceite para que los suspiros floten libremente mientras se cocinan.

Con la ayuda de una cuchara grande, toma porciones de masa y viértelas en el aceite caliente. Procura que las porciones sean del mismo tamaño para que se cocinen uniformemente.

Cocina los suspiros hasta que empiecen a hincharse y se doren por un lado. Luego, con la ayuda de unas pinzas de cocina, dales la vuelta para que se doren por el otro lado. Esto puede tardar unos minutos en total.

Una vez que los suspiros estén dorados por ambos lados, retíralos del aceite y colócalos sobre papel absorbente para que eliminen el exceso de grasa.

Finalmente, espolvorea los suspiros con una mezcla de azúcar y canela al gusto. Puedes servirlos calientes o a temperatura ambiente.

También te podría gustar...

Don`t copy text!