BOMBÓN HELADO CASERO RECETA DELICIOSA CON CHOCOLATE Y ALMENDRAS

Prepara en casa un delicioso bombón helado con esta fácil receta. Disfruta de un postre cremoso con chocolate y almendras.

Prepara en casa un delicioso bombón helado casero con esta fácil receta. Disfruta de un postre cremoso con chocolate y almendras.

¿Quieres disfrutar de un postre casero delicioso y refrescante? Prueba esta increíble receta de bombón helado casero.

Con una combinación irresistible de suave helado de chocolate, leche condensada y nata para montar, este postre es una verdadera delicia para cualquier ocasión.

Además, añade un toque extra de sabor y textura con almendras aplastadas.

Con este paso a paso fácil de seguir, podrás crear tu propia versión de un clásico favorito en la comodidad de tu hogar. ¡Sorprende a tus seres queridos con este exquisito bombón helado hecho en casa!

INGREDIENTES

  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 lata de leche condensada
  • 1 paquete de nata para montar (aproximadamente 200 ml)
  • 4 a 5 barras de chocolate (dependiendo del tamaño y preferencia)
  • Almendras aplastadas (opcional)

PREPARACIÓN DE LA RECETA DE BOMBÓN HELADO CASERO

Preparación inicial:

Coloca en el refrigerador 1 paquete de nata para montar, 1 lata de leche condensada y 1 lata de leche evaporada por al menos 1 hora para que estén bien fríos.

Preparación de la mezcla de helado:

En una licuadora, vierte el contenido del paquete de nata para montar (200 ml), la leche condensada y la leche evaporada.

Mezcla vigorosamente hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.

Si deseas, añade almendras aplastadas y mezcla nuevamente.

Preparación del recubrimiento de chocolate:

Utiliza una caldera doble o un recipiente resistente al calor sobre una olla con agua caliente para derretir las barras de chocolate.

Derrite de 4 a 5 barras de chocolate, asegurándote de que estén completamente derretidas y suaves.

Montaje del helado:

Transfiere el chocolate derretido a una bolsa de pastelería o una bolsa de plástico resistente.

Corta una esquina pequeña de la bolsa para verter el chocolate de manera controlada.

Vierte una porción del chocolate derretido en una bolsa de plástico para congelar, lo suficiente para cubrir de manera uniforme la parte casi completa de la bolsa.

Congelación del helado:

Usa un embudo para verter la mezcla de helado dentro de la bolsa de plástico para congelar, llenando aproximadamente 2/3 de la bolsa.

Aprieta fuertemente la bolsa, girando hacia abajo para eliminar el exceso de aire y asegurar que esté bien sellada.

Coloca la bolsa en el congelador y congela durante al menos 6 horas o preferiblemente durante la noche.

Servir:

Una vez congelado, corta la bolsa con tijeras y sirve el helado en cuencos individuales.

Este helado es perfecto para disfrutar como merienda o como postre después de una comida.

También te podría gustar...

Don`t copy text!