RECETA DE MASA PARA PIZZA Y PAN: PASO A PASO PARA UNA MASA PERFECTA

Descubre cómo hacer la masa perfecta para pizza y pan con esta receta tradicional. Sigue nuestro paso a paso para obtener resultado perfecto.

Descubre cómo hacer la masa perfecta para pizza y pan con esta receta tradicional. ¡Sigue nuestro paso a paso para obtener resultados deliciosos en tu cocina!

¡Prepara deliciosas pizzas caseras y panes artesanales con nuestra receta de masa para pizza y pan!

Descubre cómo hacer una masa versátil y fácil de trabajar que garantiza resultados perfectos cada vez.

Con ingredientes simples y nuestro detallado paso a paso, crearás auténticos placeres gastronómicos en tu propia cocina. Desde pizzas con bordes crujientes hasta panes esponjosos, esta receta te llevará a disfrutar de lo mejor de la cocina casera italiana.

INGREDIENTES

  • 700 g de harina (preferiblemente harina de fuerza)
  • 450 g de agua templada
  • 10 g de levadura seca de panadero (o 20 g de levadura fresca)
  • 10 g de sal

PREPARACIÓN DE LA RECETA DE MASA PARA PIZZA Y PAN

Activar la levadura:

En un recipiente pequeño, disuelve la levadura en el agua templada. Agita suavemente para asegurarte de que la levadura se disuelva por completo. Deja reposar durante unos 5-10 minutos hasta que se vuelva espumosa. Este paso es crucial para activar la levadura y asegurar una buena fermentación.

Mezclar los ingredientes secos:

En un bol grande, tamiza la harina y añade la sal. Mezcla bien con una cuchara o un batidor de mano para distribuir uniformemente la sal en la harina.

Añadir la levadura activada:

Vierte lentamente el agua con la levadura activada en el bol de harina y sal. Utiliza una cuchara de madera o una espátula para mezclar los ingredientes hasta que se forme una masa pegajosa y homogénea. Si la masa está demasiado seca, añade un poco más de agua templada, una cucharada a la vez. Si está demasiado pegajosa, añade un poco más de harina.

Amasar la masa:

Una vez que todos los ingredientes estén bien combinados, es hora de amasar la masa. Espolvorea un poco de harina en una superficie limpia y lisa y voltea la masa sobre ella. Amasa la masa durante unos 8-10 minutos, hasta que se vuelva suave y elástica. Esto desarrollará el gluten en la masa, lo que le dará una textura más ligera y aireada.

Primer levado:

Forma la masa en una bola y colócala en un bol ligeramente engrasado. Cubre el bol con un paño limpio o film transparente y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente 1-2 horas, o hasta que duplique su tamaño. El tiempo de levado puede variar según la temperatura ambiente.

Refrigeración opcional:

Si no planeas usar la masa de inmediato, puedes refrigerarla. Envuelve la masa en film transparente y guárdala en el refrigerador. La masa puede permanecer en el refrigerador durante un máximo de 2-3 días. Antes de usarla, deja que la masa alcance la temperatura ambiente durante unos 30-60 minutos.

Preparación final:

Una vez que la masa haya duplicado su tamaño, estará lista para ser usada en la elaboración de pizzas o panes. Divídela según sea necesario para las porciones deseadas y sigue las instrucciones de tu receta específica para la elaboración final.

Consúltanos tus dudas y también puedes pedirnos las recetas que necesites en nuestra App Quick Recipe. Te respondemos al momento

TOCA EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR GRATIS

También te podría gustar...

Don`t copy text!